Nanocristales: así funciona la tecnología que quiere cambiar los televisores en 2015

El año pasado las televisiones curvas fueron las protagonistas indiscutibles del CES en el área de la imagen. Pero este año no. Aunque las pantallas curvas siguen reclamando su dosis de atención, la innovación que más expectación está despertando en el mundo de las teles es la tecnología Quantum Dots, que podemos traducir como «puntos cuánticos», y que recurre a unos diminutos cristales que prometen ser la base de un nuevo salto cualitativo en el mundo de la imagen.
Sin embargo, lo más curioso es que no estamos ante una tecnología nueva. Las posibles aplicaciones de los nanocristales se idearon hace varias décadas, incluso antes de que la nanotecnología se consolidase como una realidad comercial. De hecho, la posibilidad de utilizar nanocristales para manipular la luz surgió en los años 90, y de eso hace ya dos décadas. En cualquier caso, lo que los usuarios debemos preguntarnos es si realmente esta tecnología mejorará nuestra experiencia, o se trata tan solo de una maniobra más de marketing. Intentemos sacar nuestras propias conclusiones.

Los «puntos cuánticos» permiten a las teles que los usan reproducir una gama cromática más amplia, unos negros más profundos y, además, consumir menos energía

Estas ventajas son posibles gracias a la forma en que estos nanocristales interactúan con la luz. La estructura de un panel de retroiluminación LED con tecnología de puntos cuánticos es similar a la de un panel OLED, pero se diferencian en algo importante: su composición. Los nanocristales utilizados en las televisiones se fabrican utilizando cadmio y selenio, y para poder usarlos en una televisión es necesario depositarlos entre una capa de material orgánico y otra de transporte de electrones, como si fuese un sándwich.

Nanocristales

Pero lo realmente importante es que, a diferencia de la iluminación LED blanca tradicional, cuya luz debe ser filtrada primero para corregir la desviación del blanco puro, y «teñida» después para obtener los colores rojo, verde y azul, la tecnología de puntos cuánticos recurre a diodos LED azules, que producen luz azul pura. Después, dos tercios de esa luz estimula un conjunto de puntos cuánticos que modifican su longitud de onda, y, por tanto, emiten únicamente luz roja y verde puras, por lo que ya tenemos los tres tipos de luz que buscamos desde el principio: roja, verde y azul, y, además, con una pureza superior a la que nos ofrece la retroiluminación LED convencional.
¿Es solo marketing, o aporta realmente algo?

Aunque la tecnología de puntos cuánticos ha «explotado» durante la edición del CES que se está celebrando estos días gracias a la presentación de las nuevas teles de Samsung, LG y TCL, en realidad ninguna de estas compañías ha sido pionera en lo que se refiere a la implantación de esta innovación. La primera que la incluyó en sus televisores, y de eso hace ya dos años, fue Sony. De hecho, muchos ya tenemos, algunos sin saberlo, pantallas con puntos cuánticos en casa, y también en el bolsillo. Sony presentó sus primeros dispositivos equipados con estos nanocristales en el CES de 2013, y los llamó Triluminos.

Además, el hecho de que dos marcas como Samsung y LG hayan decidido seguir los pasos de Sony indica que han valorado las ventajas que les ofrecen estos nanocristales. A diferencia de las pantallas curvas, que pueden gustar a algunas personas por su estética, los usuarios solo podemos percibir lo que aportan los puntos cuánticos a través de las propias imágenes generadas por el televisor, lo que limita su utilidad como una simple herramienta de marketing.

Pero este es solo el principio. El hecho de que las marcas puedan fabricar estos televisores utilizando las mismas cadenas y sistemas de producción empleados en las teles LED normales, algo que no ocurre con los dispositivos OLED, contribuirá a que esta tecnología llegue pronto a los televisores económicos. Aun así, se me ocurre un problema algo preocupante: el cadmio utilizado en la fabricación de los nanocristales es uno de los metales más tóxicos que existen. Pero parece que esto está a punto de resolverse. El fabricante de puntos cuánticos Dow Chemical ha anunciado que antes del próximo verano abrirá una nueva planta de fabricación de nanocristales en Corea del Sur que abastecerá principalmente a LG, y que les permitirá prescindir casi totalmente del cadmio. Sin duda, una gran noticia.

 

Noticia completa: Xataka